Reflexiones de una pandemia

Luego de un poco más de un mes de cuarentena, saturado de noticias al respecto de la enfermedad, de los tratamientos, de las muertes, de lo que debemos o no debemos hacer, de cómo cambiará o no nuestra forma de vivir, trataré de dejar registro de algunas ideas, principalmente para venir a leer en algunos años acerca de este tiempo incierto.

Hoy no sabemos cuándo ni cómo terminará esto, pero siempre las crisis son oportunidades muy valiosas para re-pensar sobre qué estamos haciendo y cuáles son las distintas posibilidades. Sin tomarnos el tiempo para reflexionar es como que vamos actuando en automático, sin pensar, como en una fábrica, simplemente tratando de mejorar u optimizando cada proceso, buscando siempre más (más productividad, más rápido, más placer, más conocimiento, más fuerza, más  ... ) de lo bueno, y minimizar lo que rechazamos (menos sufrimiento, dolor, menos problemas, menos penas, menos angustias ... ).

Hace algunos meses, un poco antes de la pandemia, venía reflexionando acerca de las privaciones.. ausencias en un mundo de abundancia y búsqueda de más y más, la importancia de sentir falta de .. .. algo. Conversé acerca del ayuno, busqué información para diseñar mi propio ayuno, en búsqueda de aumentar la resiliencia. Soy privilegiado, y en este mundo somos cada vez más los privilegiados (aunque no parezca), la abundancia material nos rodea cada vez a más personas (y no es que sea lo esencial, justamente no lo es, pero cada vez hay más), más comida, más entretenimiento, más comodidad, más de todo un poco.. y lo logramos porque somos cada día más productivos. En medio de la abundancia y dónde casi ya no existe la escasez cada vez nos cuesta más disfrutar de las cosas.. de diferenciar lo importante de lo abundante (antes la comida era muy importante, hoy abunda para la gran mayoría de nosotros). Para que se entienda mejor, basta con mirar a un niño rodeado de abundancia, al que no se le niega nada.. al que tiene todo! y siempre quiere más.. es un niño que difícilmente valora lo que tiene, evoluciona o reflexiona, simplemente se mantiene en automático exigiendo más. Aprende a hacer berrinches, a exigir más, se hace muy débil y es muy probable que sea poco feliz. No es difícil reconocer a esos niños y queda muy claro que la responsabilidad de esa actitud del niño corresponde a los padres, que le dan todo, que no saben decir que no. Resulta que eso mismo buscamos con nosotros, darnos cada vez más comodidad, más placer, menos angustias, menos sufrimiento.. más bienestar, más lujos, menos dolor, menos dificultades .. más caprichos. Y hay que tener mucho cuidado, es como el soma de Huxley. 

Esta es una oportunidad interesante para re-pensar y re-diseñar nuestra sociedad. La gran diferencia de esta crisis es que es global, y nos alcanza con mucha fuerza, al mismo tiempo a todos. No estamos hablando del oriente u occidente, de dictaduras o democracias, de capitalismo o socialismo, de blancos, negros o amarillos, estamos hablando de coincidencias, que mucho más de lo que no separa, somos uno solo. No es una reflexión particular, puntual, de una sociedad o cultura. Esta crisis nos une, más que nunca somos todos homo-sapiens (en un momento que visualizamos nuestra propia especiación sin asustarnos mucho, casi como que deseándola). O más que eso, tal vez somos todos parte de la Gaia? Hoy tenemos oportunidad de pensar cómo queremos vivir, ya no estar obligados al mismo sistema que veníamos optimizando cada día, y no parecer locos en ese proceso, sino que tenemos real poder de hacerlo realidad. Cuando a alguien le parezca absurdo nuestro planteamiento, ya podemos decir que antes de la pandemia, muchas cosas que hoy son naturales también parecían inadmisibles o imposibles. 


Aprovechemos la oportunidad para reflexionar.. el mundo de abundancia nos brinda enormes oportunidades y una mayor libertad para hacer y vivir como queremos.. es momento de replantear la educación, el trabajo, la vida cotidiana, los lazos familiares, las amistades, la comunicación, la salud.. la felicidad y la tristeza, la libertad, nuestra conexión con la naturaleza.. los niños de hoy ya la plantearán de manera totalmente diferente.. nosotros debemos adaptarnos, aprovechemos la oportunidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Internet para todos

El mejor paper de Ingeniería de Software que leí en 20 años

Where are we going?

Brazo Biónico