La dualidad de Nicanor

En el post anterior ('En qué era vivimos') hablamos de cómo la historia juzga los momentos que vivimos desde un enfoque más objetivo, externo al ambiente actual, a las pasiones, creencias y sentimientos actuales. Quiero entonces reflexionar sobre cómo se le juzgará al presidente Nicanor Duarte Frutos.

Creo que Nicanor será juzgado como un presidente que sufría del trastorno de doble personalidad: "La doble personalidad consiste en un trastorno disociativo de la identidad del 'yo' por el cual una persona posee dos personalidades distintas; es decir, tiene dos formas de ser diferentes, con sus respectivas estructuras, pautas de conducta, criterios y formas de reacción que condicionan su forma de actuar".

Nicanor, el que tanto avanzó en cuestiones de la macroeconomía (Pablo Herken nos suele recordar), el que nunca luchó realmente por aumentar (o por primera vez cobrar) la tasa impositiva de los grandes exportadores de soja, pero que en sus discursos populista los atacaba ferozmente y los hacía responsables de la pobreza en el campo. El que colocó a gente seria y profesional en el Ministerio de Hacienda, el que aumentó la recaudación, el que mejoró la situación de uno de los principales focos de corrupción del gobierno, la Aduana. El Nicanor del Ministerio de Hacienda, Banco Central, Aduanas y Rediex no se parece en nada al Nicanor del Ministerio de Salud con una desastrosa política que nos llevó a docenas de muertes por el dengue en el año anterior y la desesperación por la fiebre amarilla en este año. El ex-ministro de Educación que postuló a su ministra, y a pesar de que hablan de los avances de la única política de estado que se respetó en 15 años en diferentes gobiernos, el resultado lamentable está a la vista. El que nombró a políticos despreparados para el ministerio del Interior, permitiendo que durante su gestión la inseguridad haya aumentado a índices intolerables, dónde los que más sufren de la delincuencia son los humildes trabajadores, sector más vulnerable de la sociedad.


El ex-periodista que atacaba implacablemente a los medios y periodistas (a los que sabía usar de manera magistral). El catedrático y filósofo era irreconocible al subir a un escenario electoral. El que llenó de esperanzas a muchos paraguayos cuando asumió el poder, al que todos quisieron botar al final de su periodo.

El maquiavelico arquitecto de planes para 100 años más de coloradismo en el poder al final fue responsable de la alternancia luego de 61 años. El que en ciertos momentos era casi repugnante es el mismo que hizo un discurso de verdadero estadista al reconocer la derrota electoral, prometiendo trabajar junto con la oposición en el traspaso del poder.

Nicanor, en el futuro recordarán más tus contribuciones que tus desaciertos, pero por sobre todo recordaremos tu dualidad. El Nicanor 'positivo' que contribuyó al país prevalecerá sobre el populista empedernido. Hoy nos queda festejar los avances, y luchar para corregir los desaciertos, avanzar en lo que retrocedimos, luchar por la reforma del estado, por el fin del clientelismo que tanto daño nos hizo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Y después de simular el cerebro?

En que 'era' vivimos?

Where are we going?

El debate ético